El bambú no es solo para osos panda
El bambú no solo es el alimento favorito de los osos panda, también uno de los pilares de la gastronomía china. La parte favorita de ambos -los osos no son tontos, claro- son los brotes, una parte tiernísima de forma cónica que se corta cuando llega a los 15 centímetros de longitud (si crecen más, ya no son brotes y se vuelven duros y fibrosos). Su sabor es suave, y su textura crujiente -algo muy valorado en la cocina china- lo convierte en un buen ingrediente para salteados con arroz, carnes o sopas.
Aunque es posible encontrar brotes de bambú frescos en algunas tiendas de alimentación oriental, prepararlos con éxito en casa es más complicado de lo que parece. Primero, porque los recubren varias capas marrones duras y llenas de una especie de pelos puntiagudos con los que no es agradable lidiar. Segundo, porque no hay que correr el riesgo de cocinarlos demasiado poco, ya que tienen toxinas que solo se destruyen con la cocción y hay que hervirlos antes de poder comerlos sin peligro.
Una buena opción para poder cocinar los brotes al momento es usarlos enlatados: suelen ser de mejor calidad los que van enteros que los troceados. También se pueden encontrar en vinagre -muy sabrosos, como todos los encurtidos-, conservados en sal y secos, que piden un buen rato de remojo y posterior cocción larga a fuego lento antes de poder comerlos. Además de en China, esta planta es muy popular en otras cocinas asiáticas, como la India o Indonesia.
En l´Olla de Sichuan by Grupo Lee usamos el bambú para alegrar diferentes preparaciones, como un plato de pato con setas, otro de ternera y varios platos vegetales. Pero además de deleitarnos con su textura crujiente y su sabor fresco, el bambú también es parte de nuestra estética. Una planta que encontrarás decorando nuestras paredes, desde la zona de la entrada -donde puedes comer o degustar un cóctel- hasta el fondo, donde servimos nuestra tradicional olla china. Ven a visitarnos y descubre lo bien que sabe -y lo bonito que luce- este símbolo chino por excelenci